1.2 CONCEPTOS DE VALOR AÑADIDO Y VALOR NO AÑADIDO

Agregando Valor
El valor añadido hace referencia al valor que se aporta tanto a un producto como a un servicio, dando como consecuencia que tanto el producto/servicio posea un mayor valor que al principio de un proceso productivo.Indica la capacidad de generación de valor de una empresa. Hoy, el reto es ofrecer más por menos a los clientes, dándoles mayor valor añadido que la competencia, y por supuesto, a un coste menor. ¿Cómo?, eliminando todo el valor no añadido o desperdicio de nuestros procesos.

“No sobreviven los más fuertes, ni los más inteligentes, sino aquellos capaces de adaptarse más rápidamente a los cambios”

Charles Darwin ←

¿Porqué agregar valor o valor añadido?

El primer principio del Lean es identificar el valor percibido por el cliente. ¿Qué es lo que nuestro cliente realmente quiere? ¿Qué están dispuestos a pagar? Después de todo, si estamos haciendo algo que nuestro cliente no requiere explícitamente es que estamos creando un desperdicio, nada de valor añadido.

Las mejoras que una empresa da a su producto o servicio antes de ofrecer este a los clientes. El valor agregado se utiliza para describir los casos en que una empresa toma un producto que puede ser considerado un producto homogéneo, con pocas diferencias (si lo hay) de la de un competidor, y lo ofrece a los clientes potenciales con una función o add-on que le da una mayor sentido de valor y por lo que el cliente si que está dispuesto a pagar.

Agregar valor no tiene porqué, pero puede aumentar ya sea precio o valor del producto. Por ejemplo, ofrecer un año de soporte gratuito en un equipo nuevo o un cambio de velocidades de metal cromado en un auto sería una característica de valor añadido. Además, los empleados con su creatividad pueden aportar valor agregado a los servicios (trabajos) que llevan a cabo.

Desperdicio, waste, residuo o valor no añadido

“Todo lo que exceda la cantidad mínima de equipos, materiales, piezas y tiempo de trabajo que sea absolutamente esencial para la producción de cualquier producto.”

Taiichi Ohno ←

Podemos definirlo como la cantidad de tiempo de ciclo de producción que no produce directamente bienes o servicios. En otras palabras, es la cantidad de tiempo que las mercancías no están siendo trabajadas. La ecuación de tiempo sin valor agregado se calcula midiendo el tiempo total sumando el tiempo de trabajo, el tiempo de inspección, y el tiempo de espera. Estas son las tres principales variables en un ciclo de producción.

Dar una oportunidad a la creatividad

La creatividad es la capacidad de crear, de producir cosas distintas. Es la capacidad para llegar a conclusiones nuevas y resolver problemas en una forma original. Si siempre nos conformamos con la primera solución, la fácil, la evidente, la que nuestros competidores también pueden alcanzar, perderemos la oportunidad de obtener ventajas competitivas.

Ser creativo implica romper con moldes establecidos, con las pautas o barreras mentales que hemos ido construyendo a lo largo de nuestra vida. Todos nacemos con una capacidad creativa que luego puede ser estimulada o no. Como todas las capacidades humanas, la creatividad puede ser desarrollada o mejorada y los Recursos Humanos de una empresa tiene que detectar y potenciar esto para que redunde en beneficio para el cliente y para la empresa.

¿Qué es un cliente?

Nuestro cliente va más allá de ser solo aquel que consume nuestro producto.

También tenemos que considerar todas las “partes interesadas” relacionadas con nuestro negocio. La sociedad en su conjunto tiene una expectativa de todos los negocios y propietarios de negocios como responsables y empleados que tener en cuenta esas necesidades también. Esto significa asegurarse que no contaminamos el medio ambiente o consumimos más recursos de los necesarios, así como mantener a nuestros empleados seguros en sus puestos de trabajo y en todos los ámbitos de la empresa. Todos estos requisitos del cliente son valores que debemos asegurarnos incluir  dentro de nuestros valores empresariales.

Por otro lado e igual de importante, también tenemos que considerar a nuestros accionistas y a los dueños de negocios que lo que quieren ver es un beneficio de todo lo que se hace.

Por tanto, cuando añadimos valor a un proceso, tenemos que satisfacer al consumidor final pero también hay que cubrir  las necesidades de todo el resto de clientes o partes interesadas.

valor añadido valor ananido

Entonces… ¿Qué quiere nuestro cliente?

Por lo general quieren tres cosas principalmente; Calidad (que sea bueno), Costo (que sea barato) y Entrega (tenerlo cuanto antes).

  • La calidad es ofrecer exactamente lo que el cliente quiere, es un compromiso que mejorará sus procesos y tener todo lo que el cliente espera y necesita. Ganar imagen de marca con un trabajo realizado a la perfección y de forma continuada y fiable.
  • Nadie quiere pagar más de lo que necesita y que no le sirva para nada. Si nuestros procesos aportan valor al producto  simplemente haceos las cosas de la forma más económica posible, sin crear desperdicio o residuos.
  • Un cliente satisfecho es el que recibe su producto o servicio cuando lo quiere, esto puede ser inmediato o puede ser en el futuro. Con demasiada frecuencia las empresas hacen que los consumidores esperen más por los productos que lo que realmente el cliente quiere. Ser capaz de reducir los plazos de entrega puede ser realmente lo que marque la diferencia a la hora de ser el primero en su sector. Por lo tanto, el valor que se está dando al cliente es lo que quieren cuando lo quieren.
Agregar valor a nuestro proceso

← 1.1 Concepto de Lean Manufacturing       |    1.3 Orden y Limpieza, las 5S  →

 Volver al Inicio

Print Friendly

Facebook

Haciendo Más con Menos © Lean Production 2015